mindfulness

Meditación

El estrés, diferente en la cafetería que en el bar

El estrés, diferente en la cafetería que en el bar

Ayer estaba desayunando en una cafetería cercana al trabajo y el camarero le pregunta a un señor que estaba tomando un café: ¿Qué tal está tu empleada? ¿Hace tiempo que no la veo por aquí?. Entonces, el señor le responde: “Bufff!… dice que tiene estrés, no sé cuándo va a volver a trabajar”.   Y el camarero prosigue: “¿Pero si es muy joven, no? ¿Cómo va a estar estresada?”. Y ya os podéis imaginar cómo siguió la conversación.

Mis pensamientos en ese momento iban hacia el pasado y me preguntaba ¿qué habría pensado si hubiese oído esa conversación en mi época de Director General? y sentía que probablemente les hubiera dado la razón en mucho de lo que hablaban.

En cambio ahora, en mi mente había pensamientos sobre la complejidad con todo lo que tiene que ver con el estrés, que es tan subjetivo y tan difícil de medir que parece que puede haber mucha falsedad en él y que en cambio es la segunda causa de bajas laborales en la Unión Europea. Y también me venían sentimientos de compasión hacia la pobre chica que no podía acudir al trabajo y hacia el empleador que tenía que hacer horas extra para suplir la baja de su empleada.

Por la tarde me esperaba algo bien distinto y también relacionado con el estrés, y es que al llegar a casa decidí entrar en el bar que hay en el mismo edificio donde vivo para tomarme una caña, como un pequeño premio a una jornada intensa de trabajo.

Y leyendo el periódico me encuentro con un artículo titulado “El ser humano está en peligro de extinción por el estrés”, en el que el Doctor Víctor Vidal hablaba sobre el estrés positivo (eutrés) y el estrés negativo (distrés) y nos decía que “El distrés es cinco veces más perjudicial que el consumo del tabaco y el alcohol juntos”.

Uau!, tantas veces que me he dicho, “va… me tomo sólo una cañita y ya está” y viene el Doctor Vidal , que lleva 25 años estudiando el eutrés y el distrés y nos dice que eso no es nada comparado con los efectos del estrés.  Que se ha comprobado que el distrés modifica la cadena inmunológica, que altera la membrana celular, que afecta a la reparación del ADN, que existe una relación clara entre estrés y metástasis en el cáncer, que el distrés ocasionado por la alteración de los horarios de trabajo están relacionados con el cáncer de mama, que el estrés está detrás del 80% de las enfermedades y en las que no lo está, las agrava etc…

En resumen, nos alerta de algo que suele aparecer en los cursos de MBSR y que muchos ya sabemos, que el estrés es el mayor problema de salud pública en la actualidad y que es la verdadera epidemia del siglo XXI.

Así que yo lo tomo en positivo y este día me continua dando razones para seguir poniendo mi atención en mis sensaciones, mis emociones y mis pensamientos, a seguir conectado con mi cuerpo, haya lo que haya en él, ya que es mi cuerpo quien me habla y me dice, si le escucho, en qué nivel de estrés estoy y si está por encima de lo saludable.

El estrés es indispensable en la vida, es la consecuencia natural de nuestras actividades, es la sal de la vida y no se trata de evitarlo sino de atenderlo y gestionarlo lo mejor posible.

Aquí dejo el link al artículo del Doctor Vidal.

https://www.lavanguardia.com/vida/20181210/453464970260/estres-trabajo-consecuencias-ser-humano-peligro-extincion.html

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *