mindfulness

dana

En Marzo de 2020 tomé la decisión de ofrecer sesiones de meditación y clases de Mindfulness de forma gratuita. Era algo que ya llevaba algún tiempo sintiendo que quería hacer y, cuando llegó el confinamiento, empecé a ofrecer meditaciones diarias sin esperar nada a cambio, sencillamente para meditar juntos. Aquello fue muy inspirador y  algunas personas del grupo, al cabo de un tiempo, me comentaron que querían hacer algún donativo, así que abrí la posibilidad y fueron muchas las personas que hicieron pequeños donativos; fue algo realmente increíble y precioso para mi.

Después de una parada de dos meses durante  verano, ofrecí el grupo de prácticas 2020-2021 también de forma gratuita y, si alguien lo deseaba, podía realizar un donativo en algún momento (dana).

Actualmente me siento feliz y agradecido de poder ofrecer cursos de forma gratuita y, quien lo sienta, que pueda realizar un donativo en función de lo que le haya servido el curso o de su posibilidad económica. De hecho, creo que es lo más justo aunque sea algo poco habitual en nuestra sociedad.

El dana es una palabra en la lengua pali que significa dar, significa generosidad. Es la cualidad del corazón que nos mueve a dar y compartir lo que tenemos por el bienestar de los demás y no es algo que uno tiene que hacer, sino que uno lo hace porque lo siente, porque quiere o porque le sale del corazón.

El acto de dar ennoblece a quien da y permite crear una conexión. La sociedad se basa en esta capacidad de sus miembros de ser generosos y es una de las virtudes por excelencia de la práctica de Mindfulness.

"Imagínate por un momento que todo en el mundo funcionara así, sin un precio fijo, un da lo que cree que vale o lo que puede"

La primera vez que, personalmente, me encontré en la situación de hacer un donativo fue en un retiro de la maestra Gemma Polo en los Pirineos. Tengo que reconocer que mi mente hizo un "crash". Constantemente me preguntaba: ¿Y porque no le han puesto un precio y ya está? Ahora me tengo que romper la cabeza para ver cuánto doy. ¿Debería dar un tanto por día o pensar más en global? y también preguntas como: ¿Cuando debe costar normalmente para tener una referencia? y un montón de preguntas más.

Aprendí que no hay donativo pequeño ni grande, no hay mucho ni poco, uno da lo que siente y ya está o sencillamente no da. Un pequeñísimo donativo ya permite la experiencia de dar y compartir.


Si quieres practicar dana, puedes hacerlo mediante una transferencia a ES0514650120321700103468, por aquí con Paypal, o por Bizum al 663979234.

Gracias

Òscar

Más información llenando este formulario